Prostitutas en Guatemala a 2 dólares y medio

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page

Felicidades, MadriCartel de la películader, por vivir en una de esas ciudades a las que llega todo, por muy alternativo o de reducida circulación que sea. El pasado 26 de mayo se proyectó en El Matadero la película del sevillano Chema Rodríguez “Estrellas de La Línea” (2006), una iniciativa llevada a cabo por Proyecciones Intermediae dentro del ciclo “Tres miradas al documental independiente español”.

Es este un filme que había visto recientemente y me había “espinado el corazón” por su tremenda crudeza que, sin embargo, no te deja la misma sensación de desamparo que “Los niños de la calle” de Eva S. Aridjis. No hay esperanza sobre unos ni otros, pero las protagonistas de “Estrellas de La Línea” son supervivientes que le sacan una sonrisa a la vida e incluso al espectador que, en su butaca, se siente culpable por reír sus chistes pícaros.

Como se dice en el documental, La Línea es un “leprosario, un gueto de apestados, la escoria de Guatemala”, un lugar inhóspito pero superpoblado junto a la vía del tren que atraviesa la capital camino al Océano Pacífico. Allí viven las estrellas de la película, unas mujeres prostitutas que “son consideradas lo más bajo de lo más bajo. No sólo porque son putas, sino porque trabajan en un lugar de muy mala muerte”. Sin embargo, lo hacen “en libertad, sin intermediación de proxenetas” y por diversas razones que, en realidad, son siempre la misma: no tienen más escapatoria que esa aunque, para algunas, “ser puta es un honor que no hace daño a nadie, sino un favor a la sociedad al evitar que se violen mujeres”.

Miseria de vida, escoria de amor

Un grupo de 15 mujeres, de nombres tan risueños como Mercy, Susy, Kimberley, Erika o Kim, deciden montar un equipo de fútbol para protestar por su situación de marginación y cobrar visibilidad con el fin de alcanzar la dignidad que les ha sido robada desde que nacieron. ¿Por qué un equipo de fútbol? Valeria, una de las estrellas, da la respuesta: “Porque con una manifestación de putas frente al Palacio Presidencial no nos hubieran hecho caso”.

“Miseria de vida, escoria de amor”, tararea una de ellas a la cámara, en la puerta de su chabola, a las que llaman covachas. Alegría, felicidad, rostros inmaculados, facciones perfectas, cejas pintadas sin temblor, carmín en los labios, miradas profundas. Las estrellas rezan antes de los partidos y le agradecen a Dios “lo mucho y lo poco que les han dado”. Apuntan al hombre como al culpable de su situación: “Una se desvive por él y, de última, no hay nada. El hombre se va, te deja y todavía te dice, ‘me conseguí una mejor, ¿viste?’”, confiesa una de ellas con gracia, pese a lo tétrico de su mensaje.

Detrás de sus ojosMarina y su ángel de la guardia vivos hay violaciones en el entorno familiar, maltrato, celos, infidelidades. Se dicen las “estrelladas” después de sus múltiples fracasos en el terreno personal y en el del campo de fútbol, pero su apego a la vida es una constante llamativa: “Hay que gozar ahora que estamos vivas, cuando estemos muertas, ¿cómo?”, dice Marina (en la imagen con su compañero), una anciana de 66 años que parece tener 96 y que lleva 18 años sin ser meretriz. Es su testimonio uno de los que más fuerza atesora: “Trabajé 20 años en la línea. Tuve muchos amantes. Me volví borracha, trasnochadora, fumadora. En una borrachera un amante me sacó el ojo. Otro amante me regaló el ojo de cristal, pero en otra borrachera lo perdí”.

Es esta una historia de mujeres sobre mujeres en un mundo que no las considera, ni siquiera las respeta. Valen dos dólares y medio, y me ahorro la comparativa por lo dolorosa que resulta sobre qué se puede comprar con eso en nuestro país, que es prácticamente nada. Al menos se les hizo justicia en su día al recibir cobertura en el programa de José Ramón de la Morena, aviso para fans. Hagámosela nosotros escuchando los dramas olvidados de quienes no nacieron con estrella.

María S. Robles / maria@madrider.es

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page
Esta entrada fue publicada en Cooltura y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Prostitutas en Guatemala a 2 dólares y medio

  1. Celedonio Sanchéz Montero dijo:

    Si señor, un auténtico circulo de destrución. La perdida de los ojos tienen letra para un canción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>