Más se perdió en Cuba: La Colonial de Huertas

Espíritu tropical y estilo colonial combinan a la perfección en este cálido restaurante del centro

La Colonial_1Querida Cuba, dos puntos: por alguna extraña razón, Madrider no había publicado todavía ningún artículo sobre la gastronomía de este país. Querida Cuba, punto y seguido. Por algún misterioso motivo el destino nos estaba diciendo “escribid sobre este lugar”. Querida Cuba y pausa para tomar el aliento (o un sorbo de mojito); la reciente programación de “Chico y Rita” en televisión; los discos de Silvio Rodríguez girando una y otra vez en el coche al final de “ese” viaje; las casas de indianos en la playa de Santa Marina de Ribadesella; la recomendación de un amigo sobre la enigmática e imperecedera “Soy Cuba“. Querida Cuba… puntos suspensivos… Lo que se perdió en la guerra estamos aquí para contarlo. Querida Cuba, punto y aparte.

La Colonial_8

Huertas, 66. ¡Más céntrico imposible!

Lo primero que debemos advertir al visitante es que La Colonial se encuentra en pleno centro transitado por docenas de turistas todos los días así es que haciendo honor a su fama de astutos, este restaurante también contiene gran cantidad de platos turísticos que no son precisamente cubanos. Así, por ejemplo, se puede degustar paella y ensalada con sangría; espagueti carbonara o boloñesa, raciones de jamón ibérico, salmorejo, gazpacho o incluso huevos rotos con chorizo o pisto. Bueno, esto para los Madriders no resultará nada interesante pero, señores, tampoco podemos reprocharle al pequeño negocio que se diversifique en los tiempos que corren.

La Colonial_3

Mural en la pared

Así que, dejando a un lado los platos de la carta que no representan a la cocina cubana, tomen nota de los siguientes, que harán las delicias de los paladares más exigentes: entre los entrantes, si el tiempo es templado, conviene pedir un tamal cubano –tortita de maíz con trocitos de jamón cocido adobado con un mojo de aceite y ajo y adornado con kétchup– pero si es invierno, no hay que perderse el ajiaco –potaje de malanga, yuca, boniato, plátano, maíz, patata con carne de ternera y pollo). Si se es de poco saque, entonces mejor pedir papas con mojo, rojo y picante, o yuca con mojo, en este caso, a base de aceite, limón y ajo. En cualquier caso, ambos nos recordarán a la comida canaria.

La Colonial_5

Tamal cubano, tortita de maíz con trocitos de jamón cocido adobado con un mojo de aceite y ajo y adornado con kétchup

La Colonial_4

“Chico y Rita” al fondo, precioso filme de Fernando Trueba

Que aguarden los amantes de la carne porque todavía no hemos empezado a contar las bondades de esta clase que se pueden encontrar en La Colonial. De entre las carnes rojas, una de las más sabrosas especialidades es la Ropa Vieja –carne de ternera ripiada, guisada con tomate, cebolla, pimiento y acompañada de patatas fritas o garbanzos–. También es exquisita la Carne Borracha –taquitos de carne de cerdo guisados con varios licores acompañado de patatas panaderas– que, como su propio nombre indica, lleva el sabor del vino, el coñac y el ron con los que ha sido cocinada. Pero si estas en uno de esos días en que entre ternera y cerdo no sabes ni contestas, puedes elegir un plato que los combina a ambos: se trata del Picadillo a la Habanera, un guiso de ternera picada con un poco de carne de cerdo para darle más jugosidad, guisada con pasas, alcaparras y aceitunas.

La Colonial_6

Ropa Vieja, carne de ternera ripiada -un término completamente cubano- guisada con tomate, cebolla y pimiento

También son interesantes los platos de la carta que nos hablan del mar y de la costa, el Malecón, el Caribe… como el Enchilado de Calamares –guisados con salsa de tomate, cebolla, con un pelín de picante y acompañado de arroz blanco– o el Salteado Caribeño –enchilado de rape con gambas, un pelín picante–.

La Colonial_2

El aspecto colonial domina la estancia

¿A quién no se le ha abierto el apetito a estas alturas? Si las especialidades culinarias de la perla de las Antillas te despiertan un hambre voraz, no dudes en completarlas a lo cubano: añade arroz, frijoles y plátano frito a cualquiera de las carnes por un precio adicional. Los archiconocidos cócteles que embrujaron a Hemingway y a tantos otros también merecen la pena y, en cuanto a los postres, helados y fruta pero, ¡ojo! No de cualquier sabor o tipo: helado de mango, mermelada de guayaba, coco rallado o papaya, todo ello acompañado de queso crema.

¿Dónde? C/ Huertas, 66. 914 29 89 36
¿Cuánto? 15-20 euros por persona. Consultar en el local o por teléfono los menús del día.
Nota: el lugar no es muy grande pero el personal es muy simpático y acogedor. ¡Te hacen hueco aunque no lo tengan!

María S. Robles

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page
Esta entrada fue publicada en mmmadrid y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>