10 cosas que un@ echa de menos estando fuera de Madrid

Desde el punto de vista de una austriaca

Uno de los edificios más espectaculares de Madrid: Metrópolis en Calle de Alcalá

Madrid es único, lo hemos sentido todos los que durante un tiempo hemos vivido en esta gran ciudad. No hay muchos más lugares en el mundo que cuenten con esta variedad de actividades, número de bares por metro cuadrado y esta cantidad de ofertas durante todo el año.

Días soleados y ese cielo azul del que todos los que llegan se sorprenden una y otra vez… y con razón. Un ritmo de vida que es “diferente”, voces simultáneas, gritos y risas en la calle.

10 cosas que siempre recordarás de Madrid

Si después de vivir en Madrid has pasado un tiempo fuera me entenderás. Si sigues en Madrid seguramente también. Y, si estás con ganas de venir, estos son algunos de los argumentos a favor.

  1. El día tiene más de 24 horas

Te despiertas más tarde, comes más tarde, trabajas más horas y sales tarde de la oficina. Aún así, durante gran parte del año todavía hay sol cuando sales y queda tiempo para ir de compras, quedar con amigos, tomar unas cañas en una terracita y mucho más, y todo esto en tan solo un día.

  1. Ritmo, ruido, risas

Aquí hay vida, así de simple. Esto se nota en el modo frenético con que la gente se mueve por las calles, la forma impulsiva de actuar en algunas ocasiones y el tono de voz con que se habla. Quizá has notado que aquí el peluquero tarda una media de 15 minutos en cortarte el pelo, mientras en otros países europeos serán 45. En el gimnasio te gritarán “¡Dale caña, dale, dale!”, en otro país el instructor igual te dice tranquilamente “Una pequeña pausa, ¡a tomar agua!”. Y en las cafeterías, ¿alguna vez te has quedado tan solo a escuchar el ambiente cuando tomabas tu café o caña? ¡La diferencia entre los bares centroeuropeos y españoles te va a sorprender!

  1. La vida en colectivo

A diferencia de otros países del norte, aquí todo se hace en grupo. Para las reuniones familiares hacen falta mesas enormes y las quedadas con amigos raramente son de dos o tres personas. Es fácil conversar con gente que solo has visto una vez  en tu vida, o quizá ni eso, y por lo general los grupos siempre están abiertos a recibir nuevos integrantes.

  1. El sol sale para todos 

    Una de muchas mañanas soleadas en Madrid

Todas las guías lo dicen, todos los “guiris” lo dicen. Si no fuera tan cierto, no lo repetiríamos aquí. En Madrid realmente hay muy pocos días al año sin sol. Y este cielo azul sin nubes y tanta luz hace que levantarte por las mañanas sin energía y sonrisa no sea viable. Es un hecho.

  1. El momento de la caña

No importa si vas muy justo de tiempo o dinero, no hay excusas que valgan para no tomarte una caña. Puede ser una quedada rápida o una charla larga y extendida, en una terraza al sol o de pie en la barra, visitando un sitio nuevo, aprovechando alguna oferta de botellines o simplemente quedándote en tu barrio en el bar de “toda la vida”.

En Madrid hay muchas opciones para tomarte una caña en buena compañía y muy pocos argumentos para quedarte en casa.

  1. La costumbre de picar algo

Caña y tapa, ¡difícil de resistir!

Por motivos obvios el picoteo va muy ligado al punto anterior. ¿Qué serían unas cañas sin algún pincho, unas aceitunas o unas raciones para compartir? Y lo bueno es que el “picar algo” puede significar muchas cosas, hay una gran variedad de tapas entre clásicas, sencillas y muy elaboradas. ¡Puede ser aperitivo, comida o cena!

  1. Soltar energías

Aquí, más tarde o más temprano,  los más introvertidos se volverán extrovertidos. Levantar la voz no siempre significa estar enfadado. Se puede gritar de emoción, de alegría, o simplemente para hacerse oír en mitad del ruido de la calle o de las voces de un bar. Aquí puedes expresar lo que piensas y acompañar lo dicho con un rico vocabulario de palabrotas que seguramente traducidas a tu lengua materna quedaría poco apropiado.

  1. Ofertas y rebajas

Da gusto pasear por las calles del centro y ver las tiendas con sus grandes carteles rojos. “¡Rebajas!, ofertas, todo a mitad de precio, 2 por 1, todo a un euro, cheques mágicos”…

Aquí no solo hay descuentos y ofertas en temporada de rebajas; durante todo el año puedes encontrar algún “chollo” a la vuelta de la esquina.

  1. El aire creativo

Las dificultades económicas y laborales de los últimos años han traído también una tendencia interesante a las grandes ciudades del país. En Madrid, caminando por ciertos barrios, visitando mercadillos o investigando un poco en el ámbito “startup” uno se da cuenta de la cantidad de tiendas, negocios e ideas con ese toque especial de creatividad.

¡Esta ciudad sin duda tiene mucho por descubrir!

  1. “No te preocupes”, “No pasa nada”, “Tú tranquilo”

¿Conoces esa sensación de preocuparse demasiado por todo? En Madrid, según mi experiencia, la tendencia es no centrarse tanto en lo negativo, sino ver primero lo positivo. Puede también que sea una particularidad del castellano decir y escuchar a menudo “No te preocupes, no pasa nada, tú tranquilo” y, por último, “a ver qué pasa”. Y no sé por qué, pero hay que decir que realmente uno se queda más tranquilo.

¿Y tú, qué echas de menos estando fuera de Madrid? ¿O qué no querrías echar en falta estando aquí? ¡Cuéntanoslo!

Julia Karrer / julia@madrider.es

Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page
Esta entrada fue publicada en Madrileño nacido en... y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a 10 cosas que un@ echa de menos estando fuera de Madrid

  1. GNP Idiomas dijo:

    Muy cierto todos lo que dices. Nuestros profesores están muy de acuerdo contigo, ellos no son austríacos pero no son de madrid (aunque se sienten muy madrileños)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>